Va por vosotros

Este peregrinar va por mí, si no, no lo haría, va por los árboles y por el aire que respiramos, pero también va por vosotros, todo esta dentro las alforjas y cada pedalada será por vosotros, por los árboles, por el aire, por mí.

Pasas un primer control, llegas a otro control, vuelves a pasar un tercero, crees que has entrado pero no, se cierra una puerta detrás tuyo (algo que nunca se me olvidara), se te eriza la espalda, miras a tú alrededor, de repente estas en el cauce seco de un río de hormigón, lleno de sensores, cámaras, alambre de espino, dos enormes muros flanquean este cauce inventado, las concertinas los elevan hasta el cielo, pararse unos segundos aquí como pude hacer, acojona.

Aun quedaba otro control, mientras esperas los tramites del funcionario empiezas a ser consciente de donde estas.

Los pasillos son enormes y entras por la calle libertad, al salir esta muy bien el nombre, al entrar no tanto.

Llegamos a la sala donde montaremos nuestro taller, los nervios en mi son evidentes, mis compañeros ya han venido otras veces, para mi es la primera.

Estamos en el modulo 4, libre de droga y violencia, modulo de respeto, solo apto para valientes, ir a contracorriente siempre es difícil, imaginar como tiene que ser en la cárcel, dejar de lado la anestesia de la droga, la jerarquía de la violencia, con un objetivo “salir para no volver” (el 60% de la población reclusa en al actualidad es reincidente).

Mirarse a uno mismo todos los días, es lo que hacen los valientes, el modulo 4 esta lleno de ellos, nada más levantarse toca limpieza, realizan múltiples actividades y trabajos, se reparten las tareas comunes, se reúnen varias veces al día, se miran a la cara, se dicen lo que se tienen que decir, haciendo honor al nombre del modulo, RESPETO.

Cualquier fallo en el comportamiento te devuelve al infierno, salir de él ha sido muy duro y difícil, si leéis algún día esto, animo, animo y animo seguir respetando, sin anestesias, sin distracciones, transformando… No es fácil, lo se, por mucho modulo 4 que sea, no es un camino de rosas, pero es el camino.

El taller fue realizado con rapidez, destreza y mucha conciencia, procuras hablar poco, no preguntar y escuchar mucho, y sí hay mas conciencia de la importancia del árbol y del aire, allí dentro, que aquí fuera, se transplantaron 1.800 árboles.

Una segunda parte del taller era sacar semillas de vainas, de repente se hizo el silencio, momento mágico, donde seguramente se estaba transmutando mucho, estoy seguro que nuestros talleres, y nuestros árboles ayudan mucho en la transformación que se genera en el modulo 4.

Aprovecho para recordar que cuanto más recaudemos más talleres podremos financiar, pues no recibimos ni un euro de ninguna institución para estos talleres, vamos por voluntad propia, corriendo con los gastos económicos, podéis donar aquí.

Mientras se recogían las semillas, iba sacando árboles al patio, para regarlos, el patio es como el salón de una casa, sí no estas invitado, no pases, y la verdad que impresiona; había una pachanga de tenis, coincidía la actividad con la nuestra, el profesor de tenis, también va de vez en cuando, no es creáis que estamos en Roland Garros, una vieja red, atada a dos palos en mitad del patio, sin poder ser tensada del todo, y  unas raquetas básicas y magulladas, es el material disponible, lo demás son ganas.

Estaba como loco por compartir unas bolas, pero no me atrevía, el patio impone, de repente escuche “jardinero juegas con nosotros”, rápidamente y feliz me uní a la pachanga, me senté en el patio, pude ver el muro alambrado, pude escuchar lo que me quisieron contar, de ahí lo poco que se y que he escrito aquí, más lo que me guardo para mí.

Al despedirnos me disteis las gracias por ir allí un domingo, como extrañados que alguien dedicara ir allí un día sin más, a un sitio olvidado, lleno de personas olvidadas, yo os vuelvo a dar las gracias a vosotros, gracias por vuestra fuerza de voluntad, cultivada día a día, de la que aprendí mucho, gracias por la transformación que estáis haciendo, la cual debería ser un ejemplo para muchos, gracias por abrirme vuestro patio, gracias por dejarme escuchar.

Este proyecto va por vosotros, que no se os olvide, que no estáis olvidados.

muro_corazon

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

One Comment

Add yours →

  1. Jesus Truchuelo 23 marzo, 2016 — 20:24

    Javier:
    Gracias por lo que cuentas desde tu corazón. Yo siento que en todas las cárceles hay gente maravillosa, aparentemente mala, que ha cometido erores, a lo mejor más pequeños que los que hemos cometido los que estamos fuera. Pero es gente valiente que habran pasado por experiencias duras que les han llevado a cometer los “delitos” por los que se les ha condenado a estar privados de libertad, con todo lo que eso conlleva. Son experiencias duras que les permiten aprender cosas importantes para su vida y las vidas de los suyos. Por eso felicito a tod@s l@s que hacen posible este compartir el amor, la energía y la vida de los árboles y gracias a ti Javier. Confío en que esta preciosa iniciativa pronto llegue a otras cárceles

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: