El Tejo Peregrino

La primera vez que salí del vivero fue para entrar en prisión, iba con mis hermanos, fresnos, olmos, robles, tilos, laurel, arces…

Ibamos todos juntos muy juntos, calientes, contentos, protegidos, alegres.

Nacimos en un invernadero, pequeño y caliente, todos juntos, crecemos miles de hermanos a la vez, nos cuidan maravillosas manos que nos tratan con amor, velan por nosotros, procuran hacer nuestra estancia en el vivero lo más placentera posible y de hecho lo consiguen.

IMG_6700

Normalmente las bandejas están llenas de hermanos de la misma especie, pero yo me colé en una rodeado de arces rojos, a nosotros los tejos nos gusta plantarnos en medio de otras especies, todos somos hermanos, a ver cuando lo aprendéis vosotros.

Sabíamos donde íbamos, y que nuestra labor ese día, iba a ser muy importante, enseñando a transmutar a los humanos, dando confianza, ofreciendo nuestro silencioso apoyo, regenerando la esperanza, como hacemos en todos los sitios en los que habitamos, el oxigeno ya es el regalo que os da la vida y muchas veces lo despreciáis.

Regresamos al vivero, cada uno en nuestro hueco ya individual, donde poder formar un cepellón con unas raíces robustas.

IMG_6752

No es nuestro estado natural, y perdemos el contacto directo con los hermanos, aun así, aunque nuestras raíces ya no compartan la misma tierra, seguimos en contacto, sí a vosotros los humanos os falta mucho todavía, jajajjajajaajja, veis también tenemos sentido del humor.

A pesar de no estar en nuestro estado natural perfecto, nos encanta este vivero, somos muy felices aquí, los humanos que se acercan a nuestro hogar, tienen una mirada bonita que nos hace sentirnos orgullosos y nos da esperanza, de vez en cuando aparece algún humano sin consideración ninguna, de los que no saben mirar, pretendendiendo llevarse consigo a muchos de mis hermanos, por el mero hecho de no entender la gratitud, menos mal que nos protege el guardián del tesoro y nuestro padre adoptivo, que tiene un gran radar para captar humanos con el alma escondida y protegernos de ellos.

Cuando entró Javier por primera vez en el vivero, yo sabia que me llevaría a Santiago, él ni se lo imaginaba aun, jejejjejejejeje, aquí todos juntos lo pasamos genial y es una experiencia maravillosa este vivero para cualquier hermano, pero alcanzamos todo nuestro poder, gloria y goce cuando enraizamos en la tierra, y a mi me toca hacerlo en Santiago de Compostela.

Pasó a mi lado varias veces y le di el visto bueno, será él quien me acompañe en mi peregrinar, recordad humanos, no elegís al árbol, nosotros os elegimos a vosotros.

Voy a Santiago pidiendo auxilio, no por nuestro maravilloso planeta Tierra, lo pedimos por vosotros, pues como sigáis sin querer ver, la tierra os borrara de un plumazo, toda esta mierda que generáis, tiene un limite y estáis muy cerca, si no cambia la manera de mirar y hacer, vuestra corta existencia se acabara, y nosotros junto con la madre tierra, regeneraremos todo sin el problema de tener que llevar a la estupidez humana dentro de la nave.

Voy a Santiago ofreciendo esperanza, ofreciendo oxigeno, los tejos somos árboles muy especiales, tan especiales como los demás y como vosotros, siempre nos habéis venerado en vuestros templos, os habéis reunido a nuestro alrededor, escuchando nuestros consejos, así que afinar el oído y tomar conciencia por favor, tomar conciencia, que es tan simple, como parar, respirar, preguntar, cuestionar, observar, volver a parar, respirar, sentir, bailar con tu corazón, escucharlo…

No pretendáis ver mas allá cuando todavía no sois capaces de ver mas acá.

Es tan sencillo como utilizar vuestros sentidos de verdad, y vivir, vivir de manera coherente con lo que te rodea.

Voy a Santiago porque allí me esperan.

Voy a Santiago para que aprendáis a cuidarme y aprendais a cuidar de vosotros.

Voy a Santiago para que se limpie el aire, que casualidad!!!, el mismo que respiráis.

Voy a Santiago a decir basta.

Voy a Santiago a decir hola y a sonréir que hace mucha falta

Voy a Santiago porque soy el árbol peregrino, porque soy el tejo peregrino.

 

 

Anuncios

2 Comments

Add yours →

  1. Bella y ocurrente reflexión compañero del Tejo peregrino. Estoy segura que muchos hombres y mujeres están dispuestos a saludarlo cuando pase… Gracias por tu mensaje amigo. Estamos contigo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: