La Primera vez que monto en bicicleta.

Los primeros kilómetros saliendo de Blascoeles fueron para mi un soplo de libertad, mientras Javier se acostumbraba al peso de la bicicleta y a las nuevas inercias, a mi el viento me acariciaba de tal forma que nunca hubiera soñado, soy un árbol en movimiento y todo cambia, estoy saliendo de mi forma habitual de estar y puedo entender un poquito mejor a los humanos, a los cuales observo, mimo y quiero sin juzgarlos nunca, pero sin terminar de comprender su lió vital.

Image-1 (4)

En el siguiente pueblo Maello pude empezar a escuchar el rumor de algo desconocido para mi, como tantas otras cosas que me quedaban por descubrir en esta nueva aventura para un árbol, escuchaba el rumor de lo que es una carretera frecuentada por trafico intenso.

Image-1 (5)

De repente toda la tranquilidad desapareció, deje de escuchar a los pájaros, el viento se volvió gris, el ambiente se oscureció, no daba a vasto con los humos que escupían esos cacharros, soy pequeño y estoy solo.

Fue un tramo corto pero intenso, volvimos a las carreteras pequeñas al poco trafico y empece a estar rodeado de los míos.

Image-1 (6)

Una parada a coger fuerzas y yo a saludar a mis hermanos, que estaban atónitos con mi viaje, me desearon lo mejor, y me dieron fuerzas que buena falta me harán más adelante.

Image-1 (8)

Y salió el sol, como se aceleran las cosas estando en movimiento, jajajajaj me lo estoy pasando genial, soy un árbol rebelde jjajajajajajajja, los demás me miran atónitos al pasar, si me voy a Santiago.

Image-1 (11)

Y más adelante ahora lluvia, yuuuhuuuuuuuuuuuuuuuu, me encanta viajar.

Image-2

Nueva parada y sale el sol, disfruto mucho lo de adelantar a las nubes, ya nos queda poco por finalizar la jornada, es difícil de explicar para un árbol, creo que soy el primero en montar en bicicleta, son sensaciones únicas.

Dolor, dolor, dolor, es lo que siento en los siguientes kilómetros, llegamos a los pinares donde se extrae la resina, y los pinos retorcidos de dolor, nunca imagine ver a un pino así de retorcido, y lo que más les duele, no es como nos sacan la resina de nuestro interior ,que duele, lo que nos duele, es el poco respeto hacia nosotros.

Image-1 (15)IMG_7036IMG_7038IMG_7047IMG_7048

Respeto y agradecimiento solo piden eso en sus gritos retorcidos.

Será un dolor que se repita en los siguientes días.

Con el animo un poco confundido llegamos a Coca (Segovia) había sido un día intenso para mi, muy intenso, muchas sensaciones distintas, muchas emociones distintas, rápidas y cambiantes, algo a lo que los árboles no estamos acostumbrados, tocaba descansar.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: