Una lección de vida

El domingo 2 de octubre, acudí con la Asociación Plantamos Árboles a colaborar con Bomberos Ayudan, y como ayudan estos bomberos de gran corazón y gran fuerza.

Ellos ayudan a unos guerreros pequeñitos, que son muy grandes, sus cuerpos de niño han desarrollado cáncer y sus almas de niño tienen una fuerza, un amor y una vida que son ejemplos para todos.

Nosotros fuimos a entregarlos un gingko biloba, “el árbol de la vida” nuestra misión era entregar un árbol a cada niño y aportar presencia de nuestro corazón, el cual se encargaron ellos de hacerlo vibrar.

Coincido plenamente con lo que expresan los bomberos en su pagina de Facebook, “vinieron a que les diéramos una fiesta y nos la dieron ellos a nosotros”.

En lo personal llegue sin expectativas, aunque con la sensación que podía ser duro, y fue todo lo contrario, aunque he de reconocer que la lagrima estuvo a punto de caerse varias veces, de emoción, de alegría, de vida, de fuerza, de corazón… lo que allí se vivió fue toda una lección de vida.

Los niños, los bomberos, los voluntarios, hicieron del evento un torrente de ojos brillando y corazones vibrando, curioso que se sintiera la VIDA como se sintió allí, estaba a flor de piel, intensa, vibrante, brillante, plena… Una VIDA sin tiempo, una VIDA de AHORA.

Eso solo ocurre, cuando se vive el momento, cuando se acepta donde estas, es la única manera de seguir hacia delante, hasta donde llegues, que es lo que menos importa, importa el camino nada más.

Cruzamos el río porque podemos

Subimos la montaña porque podemos

Atravesamos acantilados porque podemos

Ni una sola queja.

Toda una lección de vida.

Vivir el momento en toda su plenitud y avanzar hacia delante, parando a beber de nuestra cantimplora, cuando la sed aprieta.

Llena tú cantimplora y sigue hacia delante.

Gracias a esos niños de ojos brillantes

Gracias a esos bomberos que se entregan con ellos

Gracias a esos voluntarios que lo dan todo.

Nosotros discretamente entregamos nuestros árboles, mientras nuestros corazones vibraban al unísono con todos.

Fue una tarde de VIDA y de AMOR.

Y yo me pregunto si estos niños pueden generar VIDA y AMOR con lo que tienen encima.

¿Por que nuestra sociedad no puede hacerlo?

Puede que este más enferma y estos niños nos estén dando una lección de vida que no queremos mirar.

Fui con sin expectativas con ilusión de entregar árboles, y me lleve toda una lección de vida de los niños, de los bomberos, de los voluntarios, gracias.

Anuncios

2 Comments

Add yours →

  1. Gracias Javier!!
    Sabes?
    Creo que el secreto está en mirar con el alma……y dejarse llevar…….como un niño.
    Ojalá nos veamos prontito!!
    un beso
    Ana

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: