PLANTAMOS ÁRBOLES

 

Conocí a Ildefonso, el creador de esta maravilla, en una ponencia, al terminar nos regalaron un árbol a cada uno, me pareció una idea fascinante.

Fue al día siguiente, cuando me dirigía a plantar en árbol, en el recién creado huerto vecinal del barrio, pude sentir la alegría de ese ser tan maravilloso que llevaba entre las manos, alegría por enraizar en la tierra, por cumplir su función.

Era quizá de los mas pequeños que quedaban en la bandeja, y era un “simple” durillo, yo quería que me hubieran regalado un árbol majestuoso, un arce, un fresno, un castaño… pues no, tuvo que ser un arbusto (eso sí con sus preciosas flores) y encima el más esmirriao, sí señor primera lección, el árbol te elige a ti.

Una vez estuvo en mis manos ya me encantó, y era el más bonito de todos, mientas caminaba hacia el huerto, y empece a notar su alegría, entramos en una simbiosis difícil de explicar con palabras, algo se estaba fraguando.

Mientras cavaba un hoyo, con las manos llenas de tierra y plantando el árbol contento, pensé que 700 personas estarían haciendo esto, y me pareció tan bonito, que no se como expresarlo.

Busqué en internet la pagina web plantamos árboles y tuve que escribir un mail, al poco tiempo recibí respuesta, concertamos una cita y me presente en el vivero.

Cuando entras en el vivero por primera vez, entiendes porque somos “artesanos del árbol”.

La magia y la energía que transmiten miles de árboles, naciendo y criandose, en ese espacio lleno de amor y de respeto, es indescriptible; a mi me gusta decir “criamos árboles” que por cierto son muy especiales, son árboles felices.

Son árboles regados con agua de lluvia, sorprende como Ildefonso a creado una red de canalones en cualquier tejado, como une depósitos principales, con secundarios, de riego más pequeños, moviendo ese agua con la energía solar.

Son árboles que nacen de semillas recogidas por el propio Ildefonso, su familia (así empezó todo), y los voluntarios, esas semillas recogidas a mano de los árboles que nos rodean, sembradas por muchas manos, transplantadas por muchas otras, cuidados por otras tantas, con un denominador común, cariño, afecto, pasión, amor… Sí son árboles muy especiales.

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: